¿Sabias qué tipos de fachadas puede tener un edificio?

¿Sabias qué tipos de fachadas puede tener un edificio?

Fachada es un término que proviene del italiano “facciata”. Se define como el paramento exterior o mayormente conocido como el conjunto de caras de una vivienda y puede ser de distintos tipos.

¿Sabemos realmente qué es una fachada y cuál es su función?

La fachada es la pared exterior del cerramiento o cierre vertical que envuelve. Se trata de uno de los elementos más importantes de la construcción junto con la cubierta. Ambos actúan de barrera contra los factores climatológicos externos. Por ello, el tipo de fachada a elegir es una de las decisiones más importantes para evitar riesgos, así como para un menor consumo energético y un mayor confort.

Debe cumplir con las exigencias propias de los cerramientos exteriores conforme a la normativa vigente referente a cada comunidad o localidad.

¿Qué tipos de fachadas existen?

Existen diversos tipos de fachadas empleados actualmente en arquitectura, los cuales vamos a observas a continuación.

  1. Fachadas ligeras.

Decimos que este tipo de fachada “cuelga” de la edificación. Se adhiere a la estructura resistente del edificio pero sin formar parte. Debido a ello, es importante que esté diseñada para soportar aquellas cargas que incidan sobre sus elementos. Como materiales de revestimiento se suele emplear el vidrio o metal.

Entre sus ventajas destacamos su ligero peso que permite que la luz pase fácilmente. También son fáciles de montar en edificaciones de gran altura. Y como desventajas podríamos decir que su aislamiento térmico y acústico no es muy bueno, dando un mayor gasto en función a la mayor inversión en climatización.

Entre las fachadas ligeras destacamos dos tipos. La fachada muro cortina que pasa de forma continua sobre los forjados de la estructura y no lleva carga en el edificio. Por otro lado se encuentran las fachadas panel. En este caso, la fachada se interrumpe en cada forjado. Este sistema cubre un muro encajando unos paneles estrechos entre sí, con una fijación oculta.

  1. Fachadas pesadas.

Formadas por elementos constructivos de peso como ladrillos, piedra o madera, dando un peso medio de unos 100kg. Dentro de este tipo de fachadas, encontramos una selección que en base a las necesidades de aislamiento térmico, pueden ser portantes, autoportantes y pueden disponer de cámara de aire o no.

  • Fachada prefabricada. Formada por módulos prefabricados que se unen o ensamblan en obra. Suelen utilizarse paneles de hormigón, madera o GRC. Se emplea fundamentalmente en naves industriales y grandes superficies comerciales. Como ventaja destacamos su rápida instalación. así como su pequeño coste. Por otra parte, cuenta con desventajas como la limitación en el diseño y la existencia de un volumen mínimo de obra que garantice su viabilidad.
  • Fachada ventilada. Compuesta por un muro de soporte, una capa aislante y el material de revestimiento es fijado mediante una estructura portante. Proporciona una capa de ventilación extra evitando así condensaciones y filtraciones de agua y ayuda a reducir la aparición de grietas y fisuras. Implica un mayor coste pero su llamado “efecto chimenea” hace que resulte totalmente rentable.
  • Sistema SATE. Este tipo de fachada se basa en la envolvente del edificio de placas de material aislante protegidas por un mortero y fijadas al muro de soporte cuyo acabado va en base a la estética del edificio. Se utilizan materiales como poliestireno expandido, poliestireno extruido, poliestireno expandido gráfico y lana mineral. Se trata de las mejores opciones en base al ahorro y uso eficiente energético.
  • Tradicional. Los materiales empleados en este tipo de fachada son el ladrillo, la piedra, la cerámica o la madera entre otros. Su ventaja principal es su rápida instalación y su bajo coste, mientras que la contra que tienen es que no disponen de cámara de aire ni de aislamiento, dando lugar a unas menores prestaciones térmicas y acústicas.

Actualmente existen distintos modelos de fachadas adecuados a todo tipo de necesidades, por lo que es importante tener un buen conocimiento y así escoger el más idóneo.

¿Necesitas ayuda? ¿Quieres revestir tu fachada? Contacta con nosotros.

¿Cómo aprovechar más los espacios de mi hogar?

¿Cómo aprovechar más los espacios de mi hogar?

En nuestro hogar o incluso cuando nos compramos una casa siempre solemos pensar en cómo podríamos ganar espacio. Esto se debe a que siempre solemos tener muchas cosas pero nunca tenemos espacio, por suerte para todo problema hay solución.

¿Qué debo de tener en cuenta para distribuir el espacio de mi hogar?

Antes de ponernos manos a la obra y comenzar a reordenar nuestros espacios, debemos de tener en cuenta una serie de aspectos para que el resultado sea el más óptimo.

  • ¿Cuáles son las necesidades que tenemos? ¿Qué es lo qué realmente estamos buscando? A veces queremos hacer cambios por el simple de hecho de cambiar sin preguntarnos cuál es el resultado que queremos conseguir.
  • Dibuja tu casa en papel. Parece una tontería pero no lo es. Esto nos ayudará a prevenir errores en la distribución, creando así un espacio más eficiente y ordenado.
  • Debemos de comenzar a pensar en el futuro, ya que con el paso de los años nuestras necesidades y comodidades no son las mismas y debemos de buscar un hogar que se logre adaptar.
  • Elige qué tipo de estilo quieres. Ten en cuenta cómo es tu casa, los espacios que tienes y el toque que le quieres dar.

¿Cómo puedo ganar espacio en mi vivienda?

Siempre se puede optimizar y ganar espacio en nuestra vivienda mediante la combinación de ciertos espacios o simplemente reordenando o añadiendo ciertos componentes. A continuación vamos a mostrarte 12 tips esenciales.

  1. Trata de contar con muebles a medida y/o hasta el techo. Todo se trata del objetivo a lograr, ya que puedes aprovechar los armarios al máximo con distintos tipos de baldas o generar un poco más de luz con muebles justos a la medida del hogar. Siempre se suele utilizar en la decoración de espacios pequeños.
  2. Puertas con parte de vidrio dan sensación de mayor espacio y luz o incluso puertas correderas, con las que ganarás un total de 1,5m.
  3. Un mismo suelo o un mismo color en las paredes hace que se doble el espacio pareciendo uno. Para ello, se aconsejan las lamas largas o revestimientos continuos.
  4. Frase estrella, separa pero no divide. Con esto queremos decir, por ejemplo con un tabique bajo que conecte sin que separe.
  5. El gran olvidado, las esquinas. Aprovéchalas al máximo con baldas, bancos o pequeños armarios esquineros.
  6. Deja las ventanas libres de muebles y elementos voluminosos.
  7. Aprovecha las paredes sin abusar. Podemos poner baldas para poner libros por ejemplo y si encima los huecos son simétricos, la sensación de orden es aún mayor.
  8. Muebles móviles para poder colocarlos donde más nos apetezca y convenga. Nos puede servir tanto como para uso de baño, cocina o incluso como auxiliar de estantería.
  9. Incorporar una mesa deslizable es una solución ideal para todo tipo de habitaciones.
  10. ¿Habías imaginado un cabecero que cuenta con una repisa superior y baldas para incorporar libros o cualquier otro objeto? Pues existen y permiten ganar espacio.
  11. Haz que la mampara de tu ducha sea plegable. También puedes poner una bañera y una ducha en una pared de dos metros.
  12. Muestra tu entrada tu mejor carta de presentación. Añade lo necesario como un perchero o un espejo de pared.

Lleva a cabo toda esta serie de tips y lograrás ganar espacio en tu vivienda. Eso sí, ten en cuenta antes las indicaciones comentadas a llevar a cabo.

¿Qué otros elementos tendrías en cuenta para ganar espacio? ¿Has empleado alguno en tu casa? Cuéntanos en los comentarios. Y, si quieres que hablemos de otros temas, dínoslo en los comentarios también.

¿Necesitas ayuda? ¿Quieres un proyecto profesional de interiorismo?

¿Por qué es importante el aislamiento térmico para fachadas?

¿Por qué es importante el aislamiento térmico para fachadas?

La concepción de fachadas ha sufrido grandes cambios en las últimas décadas en base a la mejora de materiales empleados, cambios en las legislaciones, aumento en la altura de los edificios y de metros construidos. En este artículo vamos a centrarnos en las razones e importancia del aislamiento térmico por su cara exterior.

¿Qué es el aislamiento térmico?

Se trata de uno de los aspectos más demandados en base a la rehabilitación de fachadas, ya que regula la temperatura en el interior de las viviendas. Es una de las preocupaciones que está dando que hablar en la actualidad, debido a la eficiencia energética que conlleva y de ahí la importancia del aislamiento térmico para fachadas.

¿Qué tipos de aislamientos térmicos hay?

En el mercado de la construcción, existen diferentes soluciones. Esto dependerá de las condiciones específicas de cada obra y los objetivos que se deben conseguir. Los sistemas más destacados son:

  1. Aislamiento exterior con fachada ventilada. Se fija sobre la pared una capa de aislamiento con estructura metálica. Puede ser rígido o semirígido, y suele estar compuesto por lana mineral. Entre las ventajas que ofrece este tipo de aislamiento, destaca la reducción de los puentes térmicos, protegiendo a la fachada frente al viento, lluvia o polución y soluciona aquellos problemas de condensación y humedades. Como desventaja podríamos destacar el incremento de espesor que supone.
  2. Aislamiento térmico de fachadas por inyección en cámaras. Se trata de inyectar espuma de poliuretano, lana mineral o celulosa como aislantes por el interior de la cámara de aire de las paredes. Es económico pero no garantiza la uniformidad del aislamiento.
  3. Aislamiento térmico interior. Se basa en la rehabilitación desde el interior. Se emplea un trasdosado de poliuretano expandido o lanas minerales y el revestimiento se hace con playas de yeso laminado o ladrillos.
  4. SATE. Es el sistema más destacado en la actualidad. Este tipo de aislamiento térmico consiste en aplicar un revestimiento aislante de varias capas que va protegido por un mortero. Reduce en un 70% las pérdidas de calor en invierno y reduce en un 30% el calentamiento en época estival.

¿Qué aspectos se deben valorar a la hora de elegir?

Los aspectos más importantes que se deben de tener en cuenta como pueden ser el material, el formato o la etiqueta entre otros.

  • El material determina el nivel de aislamiento y donde puedes o no colocarlo.
  • El formato o presentación. Define la forma en la que se aplica y no todos son adecuados para todas las obras. Entre ellos podemos encontrar placas o paneles, rollos, mantas y paneles no rígidos, espuma,…
  • En la etiqueta se indicará si se cumple con la normativa europea UNE-14303.
  • Aislamiento acústico. A pesar de que el aislamiento térmico es el principal objetivo, también se debe de tener en cuenta que se amortigüe el ruido, contribuyendo a una mejora general.
  • Resistencia ante el paso de vapor de agua.
  • Comportamiento ante el fuego. Es decir, si los materiales son combustibles o no y el grado de contribución al fuego.
  • Alta resistencia al paso del calor y del frío.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes del aislamiento térmico?

Entre las ventajas que podemos encontrar son:

  • La molestia que puede causar la obra es mínima para las viviendas, puesto que esta se realiza en el exterior.
  • No reduce la superficie útil de la vivienda.
  • Se logran eliminar los puentes térmicos. Estos son difíciles de detectar desde el interior y tras su supresión, desaparecerán las paredes frías y los problemas de condensación.
  • El ahorro energético en la factura y la eficiencia que conlleva.
  • La duración. Un sistema de aislamiento térmico garantiza una durabilidad de 10 años.

Las desventajas que estos sistemas conllevan son escasas pero existen como por ejemplo:

  • Se necesita el consentimiento de toda la comunidad de propietarios.
  • Sera difícil o casi imposible en casos en los que los edificios son históricos o catalogados como patrimonio histórico, cultural,…

Como hemos visto, al final contar con aislamiento térmico en la fachada de nuestra vivienda nos ayuda a que la calidad de esta mejore, sobre todo a nivel de resguardar de la climatología exterior.

¿Has pensado en poner aislante térmico en tu fachada? ¿Qué te parece este tipo de aislamiento? Cuéntanos en los comentarios.

Una de nuestras especialidades son los Revestimientos SATE. ¿Quieres un presupuesto personalizado para tu hogar?

¿Cuáles son los diferentes tipos de techo que podrías tener en tu hogar?

¿Cuáles son los diferentes tipos de techo que podrías tener en tu hogar?

El techo de un inmobiliario es de las partes más fundamentales que lo componen. No se trata solo de un revestimiento como tal, si no que nos protege de las condiciones medio ambientales, por ello, aparte de la estética, se debe escoger aquel tipo de techo que nos de mayor seguridad. De ahí su nombre en latín tectum, que significa cubrir, proteger.

Los diferentes tipos de techo pueden ser tanto exteriores como interiores.

¿Cuáles son los tipos de techo para el interior de una casa?

Dentro de esta tipología se hace referencia más a lo estético, intentando lograr un acabado perfecto que le de un toque personal a nuestro hogar.

  1. Techo de madera. El estilo que genera este tipo de techo es rústico, hogareño, contando con las mayores ventajas ecológicas. Es muy utilizado dentro de los diseños modernos ya que es un material que nunca queda obsoleto dentro de la moda, pudiendo realizar combinaciones con otras partes del mobiliario como el comedor, baño,…
  2. Falso techo de yeso. Material versátil, resistente al fuego y de aislamiento acústico. Logra dar un mayor protagonismo a tu hogar. El diseño a emplear puede ser tanto sencillo como meticuloso, ya que a día de hoy existen numerosas alternativas. Así mismo, los colores claros darán una mayor sensación de espacio y luminosidad.
  3. Falso techo de escayola. Se basa en la colocación de tiras de esparto mezcladas con el pegamento de la escayola en polvo con agua y se enganchan a unos tornillos fijados al forjado. La pintura que se recomienda para este tipo es el temple.
  4. Tiras LED. Para los que aman la luz y el brillo. Consistente en tiras autoadhesivas que se pueden colocar tanto en esquinas como en la parte central.
  5. Falso techo textil o tensado. Tipo de techo de larga duración con una decoración original. Destacado por su resistencia y luminosidad.
  6. Fibra de vidrio para techos falsos. Material que mejora el reflejo y la difusión de la luz, el cual absorbe y atenúa el sonido.
  7. Techos modulares. El metal, la madera o la fibra son unos de los distintos tipos de materiales con los que se puede llevar a cabo este tipo de techo. Así mismo, es muy útil para ocultar instalaciones eléctricas y de fontanería.

¿Cuáles son los tipos de techo para el exterior de una casa?

En esta ocasión lo que debe preservar es la seguridad del techo a la estética.

  1. Techo de madera. Al igual que en los interiores, aquí sigue sin pasar desapercibido y siendo uno de los más recurrentes, ya que suele transmitir calidad y bienestar. Se trata de estructura de vigas de madera y de cielo rasos cubiertos en tablones o chapas de madera. Estos son recubiertos por materiales impermeables o tejas.
  2. Techo metálico. Este tipo de techo es un buen aislante del sonido, frío y humedad. Hecho de chapa o láminas de metal.
  3. Techo con tejas. De gran utilidad para dirigir el agua cuando llueve ya que crean canaletas.
  4. Techo con teja de arcilla. De gran durabilidad pero de baja resistencia en cuanto a lluvias fuertes.
  5. Techo con teja de hormigón. Material natural de gran resistencia con respecto al anterior de varios colores.
  6. Techo con teja de pizarra. Destacado por su elegancia y solidez, el cual requiere una pendiente mínima de 25º. Inmune a la humedad y adaptable a cualquier forma.
  7. Techo con teja gravillada. Aísla el ruido y previene la condensación de agua. Hecha de aluminio zincado cubierto con gravilla mezclada con adherente acrílico.
  8. Techo en forma de cúpula. Cuentan con una mayor resistencia estructural ya que esta se encuentra mejor repartida y logra equilibrar la temperatura.
  9. Techos planos. Se advierte que tengan sistemas de drenaje y desagües para que el agua no se estanque.
  10. Techo a dos aguas. Tipo de techo compuesto por dos superficies planas instaladas en pendientes que se encuentran unidas por un ángulo.
  11. Techo a cuatro aguas. Construido en cuatro caras dando un buen soporte a casas de áreas cuadradas rectangulares. Resistentes al viento, lluvia y nieve.

Si tienes alguna duda y quieres realizar cualquier tipo de reforma o construcción en Madrid, no dudes en consultarnos.